GuidePedia

Debido al confinamiento que hay por el coronavirus, muchos niños en el mundo han tenido que aplazar sus estudios porque no tienen conexión a internet desde sus casas.


La nueva forma de estudio ha generado controversia, pues muchos estudiantes deben acudir a medidas extremas para poder aprender de alguna manera.

Pero María cabello, una docente en Argentina, creó una alternativa para que sus alumnos no se quedaran sin estudiar.

La mujer camina diez kilómetros todos los días para entregar a los niños y niñas tareas y actividades de diferentes materias con la intención de que, sin salir de casa, logren educarse adecuadamente.


María les deja el material en postes cercanos a sus hogares para que ellos lo tomen. Ocho días después vuelve a pasar para recoger los documentos con las tareas cumplidas y vuelve a dejar más ejercicios.

Además de colocar en las bolsas los insumos necesarios para realizar dichas tareas, la docente afirma extrañarlos mucho y hace lo posible para hablar con ellos desde la distancia.

Esta historia se hizo tendencia gracias a muchos internautas que ven este generoso acto como un ejemplo a seguir.
 
Top