GuidePedia

Así lo declaró el pasado miércoles 1 de abril el mandatario filipino, Rodrigo Duterte, en medio de un discurso transmitido por televisión, donde aseguró que no lo duda al dar órdenes claras a las autoridades: "Mis órdenes son para la Policía y el Ejército, si hay problemas o surge una situación en que la gente pelea y sus vidas están en peligro, disparen a matar. Muerto, a cambio de causar problemas, te enviaré a la tumba".



Estas declaraciones tan polémicas, fueron realizadas el mismo día que hubo gran aglomeración de personas en San Roque, Manila, mientras pedían ayudas al Gobierno en medio de la crisis que ha dejado la pandemia, pues debido a las medidas establecidas para contener la propagación del virus, muchas familias no saben cómo subsistirán. 

Así mismo, Duterte señaló a grupos civiles de izquierda de apoyar y ser los promotores de las protestas en Manila. "Izquierdistas, ustedes no son el Gobierno. No anden por ahí causando problemas y disturbios porque ordenaré su detención hasta que finalice el brote".
 
Top