GuidePedia

Según Johan Giesecke, epidemiólogo sueco, las medidas restrictivas, como el confinamiento obligatorio, no sirven para detener la propagación del virus.

Esta enfermedad se expande como un incendio y lo que uno hace no cambia demasiado las cosas. Al final, todos se van a infectar. Hasta que haya una vacuna eficiente”.

El epidemiólogo, quien es reconocido a nivel mundial por su gran trabajo como director científico del Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades entre el 2005 y 2014, enfatizó que la mayoría de los jefes de estado han tomada este tipo de medidas para mostrar “fortaleza y acción”, ya que viven en una constante carrera política entre ellos.

Giesecke, igualmente, señaló en el portal de noticias que no hay la suficiente evidencia científica que demuestre que los aislamientos obligatorios, impuestos por la mayoría de gobernantes, sean eficientes para evitar la propagación del COVID-19.

“Nadie sabe si cerrar las escuelas va a tener algún efecto. Lo mismo con el cierre de las fronteras, o con no permitir que la gente esté al aire libre. Muchos países le han dicho a la población que se quede en sus casas. Es extraño, porque es agradable estar afuera y uno debería hacerlo. La infección se propaga muy poco estando al aire libre. De hecho, el riesgo es mucho menor”, agregó el especialista.
 
Top