GuidePedia

Esto ocurre en el barrio Jorge Eliecer Gaitán Bogotá, donde un hombre identificado como Helver Bolívar de 56 años de edad, estaba listo para irse a su casa a cumplir la cuarentena, cuando sus patrones, dueños de una reconocida cadena de restaurante, lo obligaron a quedarse en el establecimiento.

“Me dijeron que tenía que quedarme hasta nueva orden por lo que no había quién cuidara la empresa. Dije que bueno, que no había ningún problema. Uno va contando con que me pagaran o algo, me dejaran alimentación (pero) a la semana se desaparecieron”, cuenta.

Lleva 48 días expuesto al frio, al hambre y a la tristeza de estar lejos de sus seres queridos, Sólo puede ver el mundo a través de una rendija por donde su hija le da el desayuno, el almuerzo y la cena. Sus empleadores, en el tiempo que lleva encerrado, tan sólo le han consignado 400 mil pesos de sueldo. Un abuso que sólo tiene un nombre: secuestro. Estas son las imágenes:





 
Top