Autoridades del oriente de Medellín, intentaron darle fin a una fiesta, pero terminaron siendo emboscados por parte de los habitantes de ese sector. 
Los policías llegaron hasta el lugar y ordenaron apagar el equipo de sonido, fue ahí cuando las personas que se encontraban en la vivienda los agredieron. 
Los uniformados fueron agredidos por al menos un total de 20 personas. 
El panorama accedió los limites hasta el punto en que los uniformados tuvieron que esparcirse por todo el sector y dar rápida captura a los implicados. 
Para tratar de controlar la situación, el escuadrón antidisturbios tuvo que hacer presente en el lugar.