GuidePedia

 Hombres armados dispararon contra el grupo jóvenes. Algunos se salvaron fingiendo su muerte.  

En las últimas semanas, a Samaniego, Nariño, no solo la asustaba la pandemia del covid-19, que deja dos fallecidos en el pueblo, también las muertes violentas empezaron a ser noticia. Cuatro personas y un agente de la policía eran las víctimas que cobró el conflicto entre junio y agosto. 

 A este poblado, donde en el casco urbano viven unas 20.000 personas, lo volvieron a rondar las bandas criminales que pugnan por el control del narcotráfico en Nariño. En la noche de este sábado, un grupo de unos 50 muchachos, varios de ellos universitarios, se reunieron a las afueras de Samaniego para recordar un Festival de Bandas, el cual se realizaba por estos días, pero este año fue suspendido por la pandemia. Eligieron una finca, con el objetivo de no incomodar a nadie. 

 “Se reunieron varios muchachos universitarios para celebrar un cumpleaños. Estaban cansados del aislamiento tan largo, se reunieron a tomar una cerveza”, señala un familiar de una de las víctimas. 


 El festejo, en el cual se compartió música, cervezas y otros licores, pasaba sin ningún contratiempo. Sin embargo, en los alrededores de la vereda Santa Catalina, unos estruendos empezaron a preocupar.Al lugar habían llegado cuatro personas en dos motos. Eran las 10:30 de la noche del sábado cuando empezaron a sonar disparos. 

Los cuales no paraban. Otro familiar de las personas que se hallaban allí le dijo a EL TIEMPO que, según los relatos de los sobrevivientes, un grupo de hombres armados llegaron a la finca. Sin decir mayores palabras, empezaron a disparar contra todos los jóvenes que se encontraban en el encuentro. De hecho, los vecinos de esa casa llamaron a sus familiares en el casco urbano para avisar lo que estaba ocurriendo. Los estallidos de la balacera se hacían desesperantes. “Empezaron a dispararle a cualquiera que intentara escaparse. Entraron e inmediatamente dispararon a cualquiera que se encontraran por ahí”, cuenta el familiar de una de las víctimas.

 La acción armada no medía quiénes estaban en la zona. La persona consultada por este diario, quien perdió a un primo, manifiesta que otro de sus seres queridos estaba en el festejo, pero por fortuna logró salvarse. El joven sobreviviente relató que luego de que empezaran los disparos, él optó por lanzarse a una zanja o hueco, con el objetivo de que no lo alcanzara una bala. 
 Una vez allí, se tiró y fingió que estaba muerto. Contó que incluso a algunos que estaban heridos, los remataron con más disparos. Carlos Holmes Trujillo, ministro de Defensa, viajó en la tarde de este domingo a Samaniego para conocer los avances de la investigación y hallar con celeridad a los responsables de la masacre. En Samaniego y buena parte de Nariño delinquen, al menos, unos 12 grupos al margen de la ley, entre ellos disidentes de las Farc, clan del Golfo y el Eln. Justamente el Eln y las disidencias de las Farc desde el comienzo de la pandemia buscaron atemorizar a la población de este pueblo nariñense con panfletos que rondaban por las calles, en los cuales se exigía que estuviesen en sus casas. “Algunos quedaron vivos en el piso y otros, no.

 Llegaron disparando a diestra y siniestra”, contó un campesino que vive cerca del lugar donde ocurrió la masacre. En el piso quedaron sillas volteadas y latas de cerveza. De inmediato, los lugareños buscaron llevar a los nueve jóvenes caídos y sangrando al hospital Lorencita Villegas de Santos, que está situado en el casco urbano de Samaniego. Sin embargo, cuatro de las nueve víctimas ya habían muerto en la vivienda de Santa Catalina Hacia la una de la madruga de este domingo, en todo el pueblo ya se conocía lo que ocurrió en la vereda Santa Catalina, en un terreno rápidamente acordonado por la Policía y a donde los padres que sabían que sus hijos estaban allí fueron a llorar a los jóvenes fallecidos. Otros visitaron el hospital, donde finalmente se enteraron de los decesos. Las ocho víctimas eran jóvenes de entre 17 y 26 años, y fueron identificados como: Oscar Andrés Obando (17 años), Laura Michel Melo (19 años), Campo Elías Benavides (19 años), Daniel Vargas (22 años), Bayron Patiño (23 años), Rubén Darío Ibarra (24 años), Jhon Sebastián Quintero (24 años) y Brayan Alexis Cuarán (25 años). 
Tomado de el TIEMPO.COM
 
Top