GuidePedia

 A través de perfiles en Facebook, presuntos integrantes de la estructura Carlos Patiño, una de las disidencias de las FARC con presencia en Cauca, difundieron imágenes que han generado polémica. 




En las fotografías difundidas por Revista Semana se pueden observar a hombres y mujeres con camuflados nuevos, armas de asalto, cascos blindados y hasta botas que utiliza el ejército americano. 

Las instantáneas fueron tomadas en alguna montaña del Cauca, presuntamente entrenando y portando brazaletes alusivos a dicha columna móvil, explicaron fuentes del Ejército Nacional.

Son un poco más de veinte guerrilleros con armas de largo alcance, botas, uniformes nuevos y cascos blindados, que recientemente ha sostenido fuertes combates en dicha zona del país con el ELN. 

Las imágenes fueron publicadas el pasado 21 de agosto en el perfil de Facebook de dicha organización, acompañadas de un comunicado donde desmienten amenazas contra líderes sociales del municipio de Argelia. También advierten de nuevos posibles enfrentamientos armados con el frente José María Becerra y la recién llegada Segunda Marquetalia, la cual es comandanda por Iván Márquez, Jesús Santrich y El Paisa. 
Desde hace más de dos meses, el frente Carlos Patiño se pelea a muerte con estas estructuras por el control de los cultivos de coca y las rutas del narcotráfico que terminan en el Pacífico caucano. Con las imágenes pretenden presentarse ante la ciudadanía y manejar el discurso de que ellos son parte del pueblo y que velarán por el bienestar de la comunidad. 
 El frente Carlos Patiño está asociado con muertes violentas de líderes sociales y desplazamientos de comunidades en zona rural de El Tambo, Argelia y el Cañón del Micay. La lucha es por controlar los cultivos de coca y las rutas del narcotráfico hacia el Pacífico, y el temor es porque la población civil se encuentra atrapada en medio de una confrontación armada.
 Aunque el frente ‘Carlos Patiño’ intenta mostrarse del lado de la comunidad, se supo que los municipios Patía y Balboa, sur del Cauca, ha quedado en medio del fuego —y acusaciones— cruzadas. Paramilitares los matan por guerrilleros y las disidencias los asesinan por paracos.

 “El pasado 10 de agosto, el frente Carlos Patiño nos obligó a salir en grupo y retuvieron a tres muchachos. Los torturaron y luego fueron asesinados”, le contó a Semana un líder de la zona. Todo ocurrió en la zona rural, dice. Un hermano de una de las víctimas intentó reclamar el cuerpo, pero también lo mataron. 

“El grupo armado obligó a suspender el WiFi en toda la cordillera y utilizan a la comunidad como escudo humano”, concluye. Tanto las denuncias, así como las imágenes, son analizadas por las autoridades que les siguen el rastro a estos grupos armados señalados de sembrar el terror en varios departamentos del país.
 
Top