“Los policías nunca se detuvieron, le golpearon en varias oportunidades en el rostro, y seguían con la pistola ‘taser’. Pero las descargas ya no se las hacían sobre la ropa porque él ya tenía la camiseta desgarrada, se las hacían sobre la piel”, aseguró Salazar.